TAXONOMÍA FINANCIERA

La Taxonomía trata de proporcionar definiciones adecuadas a las empresas, los inversores y los responsables políticos sobre las actividades económicas que puedan considerarse ambientalmente sostenibles. Su objetivo es el aumento de las inversiones sostenibles y la aplicación del Pacto verde Europeo.

Su estructura aún está en construcción pero ya hay unas bases y funcionamiento claramente establecidos. El reglamento de la Taxonomía establece tres grupos de usuarios:

  • Los participantes en el mercado financiero
  • Las grandes empresas
  • La UE y los Estados miembros

Su evaluación deberá realizarse por actividad económica y no por sector o industria. Su implementación deberá de servir para facilitar el «reporting», en definitiva debe medir el grado de adecuación ambiental futuro de un producto de inversión y comunicarlo claramente.

Veremos si en el tiempo este propósito se cumple y los actores implicados participan en la propuesta.

https://www.compromisoempresarial.com/transparencia/2021/05/que-es-taxonomia-financiera-debes-saber-para-hablar-sostenibilidad-europa/

LAS MEGACIUDADES DEL FUTURO

Interesante artículo que reflexiona sobre las MegaCiudades en un futuro próximo. Las clásicas Metrópolis seguirán liderando el ranking pero las Ciudades asiáticas cada vez están adquiriendo mayor importancia.

Señala que «las 780 ciudades globales más importantes producirán en 2017 casi el 60% de toda la actividad económica mundial «. Nos esperan unas décadas con importantes cambios demográficos y de lucha por liderazgos sostenibles y tecnológicos. Es la hora de diseñar Ciudades Smart para la próxima generación.

https://www.eleconomista.es/especial-ferrocarril/noticias/11312016/07/21/Las-megaciudades-que-moveran-el-mundo.html

MEMORIAS DE SOSTENIBILIDAD Y EMPRESAS

Cada vez es más necesario que las empresas muestren a sus grupos de interés la triple cuenta de resultados (ámbito económico, social y ambiental). La tendencia es que a medio plazo esta voluntariedad actual pase a ser norma obligatoria para la mayoría de grandes empresas pero también para las Pymes, que son el tejido empresarial más numeroso.

Las memorias de sostenibilidad están diseñadas para esto; expresan las voluntades, compromisos y realidades de una empresa en los tres ámbitos, sus puntos positivos pero también los negativos. No son un coste y sí una oportunidad, y es mucho más el retorno que no la inversión.

Pero a pesar de todo esto, las pocas empresas que realizan memorias de sostenibilidad en un porcentaje muy amplio no acaban de dar del todo en la diana, este estudio nos indica que aún queda mucho camino por recorrer,

https://diarioresponsable.com/noticias/28873-las-memorias-de-sostenibilidad-de-la-mayoria-de-las-empresas-europeas-son-insuficientes

Cuanto más se generalice su elaboración, con las publicaciones anuales de estos documentos, antes podremos disponer de unos documentos que reflejen de forma clara y real la realidad de una empresa.